La festividad de Sant Antoni en el Matarraña

Este día, tradición arraigada en prácticamente todo el Matarraña, se celebra desde hace muchos años en 17 localidades. ¡Sigue leyendo y te lo contamos!

La festividad de Sant Antoni, patrón de los animales, se celebra cada año los días 17 y 18 de enero o, en su lugar, el fin de semana más próximo. Esta fecha se considera una de las más importantes del año en la comarca del Matarraña ya que antes de la mecanización de la agricultura, los animales eran de gran ayuda en las labores agrícolas que han sido el sustento de la comarca durante varios siglos además de ser usados también para el transporte de personas.

Durante estos días tienen lugar diversas celebraciones y actos, aunque todos los pueblos coinciden en preparar una gran hoguera, que reúne a la gente del pueblo alrededor de las brasas y en la que se suelen asar los maravillosos embutidos de la zona y tomar el típico aguardiente. 

Esta hoguera la prepara la gente del pueblo la víspera y, en algunos casos, es tradición que los quintos de ese año sean los encargados de recoger la leña, preparar la hoguera y las distintas actividades que la acompañan como podrían ser la “plega” o la rostida de chorizos y longanizas. 

Otro de los actos que no puede faltar y que reúne a la población el día de Sant Antoni es la bendición de animales. Antiguamente se pensaba que bendecir a las mulas, caballos, asnos y demás animales usados para las tareas del campo les daba protección divina frente a enfermedades o accidentes. Hoy en día, al finalizar la tradicional misa en honor a Sant Antoni y la posterior procesión, todo el que quiera puede acercarse a bendecir a su mascota, este acto se suele acompañar con un vino español, pan bendito o pastas artesanas.

Pasamos a hablar ahora sobre la “plega” de productos típicos. Los quintos, la comisión o voluntarios van casa por casa del pueblo pare recoger los productos que la gente dona para el posterior sorteo o puja. Por la tarde, la gente se reúne en el salón social, en la plaza o en el polideportivo y se lleva a cabo el sorteo. Como opinión personal, he de decir que me parece una actividad muy divertida, amena, colaborativa, ya que con las ganancias de la subasta se sufragan los gastos de la fiesta, y de unión entre la gente del pueblo.

Además de las tradiciones mencionadas anteriormente, en algunos pueblos como La Fresneda, La Portellada y Torre del Compte salen a la calle “los diablets” que se encargan de espantar a los niños. En Mazaleón es típico que las mujeres del pueblo porten en sus cabezas los “panistrets” después de la misa. Por último cabe mencionar también la tradicional “esquellada” que se celebra en Torre de Arcas, donde los más pequeños del pueblo pasan casa por casa a pedir dulces que los vecinos han preparado o comprado para esta fecha. 


Hoguera de Sant Antoni

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *